Análisis del Frostpunk: Sobrevive todo lo que puedas al eterno invierno

Por admin

Llevo un tiempo dedicándole horas al mítico juego de estrategia supervivencial llamado Frostpunk. Aparecido en el año 2018, FrostPunk, un título de estrategia orientado a la gestión desarrollado por 11 bit studios , los mismos que trajeron a la vida el aclamado This War of Mine y que, os aseguro, que es un juego que no os defraudarán si lo probáis. Incluso a aquellos que echéis en falta algo de confrontación bélica, porque el juego tiene muchos mecanismos para atraparte.

Frostpunk: La ley del más fuerte

FrostPunk nos lleva a un mundo arrasado, que ha visto como el cambio climático lo ha dejado completamente congelado con temperaturas muy elevadas que pueden llegar a rebasar los 70 grados bajo cero, obligando al hombre a evolucionar, a desarrollar una nueva tecnología basada en el vapor que utiliza gigantes generadores, similares a reactores, para calor proporcionar y mantener a los hombres, mujeres y niños, vivos.

Nosotros tomaremos las riendas del alcalde o gobernante de la última ciudad conocida de la Tierra construida alrededor del que parece ser el último generador de este tipo, cerca del Polo Norte. Como el gobernante del pueblo, deberemos de gestionar los recursos, investigar nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida de los habitantes, tratar de cubrir  diferentes necesidades a la ciudadanía, legislar y tomar complicadas decisiones morales que harán que el juego tenga un atractivo único.

La importancia del generador en el Frostpunk


Nuestro papel como dirigentes del asentamiento empezará con tan sólo un generador ocupando el centro de un pequeño círculo totalmente helado y un mísero almacén en el que poder guardar unos pocos suministros.

Con estas pocas herramientas debemos empezar a recolectar recursos como metal, madera, comida o carbón, el más importante ya que nos permitirán encender ese generador central para suministrar calor a los edificios que vayamos construyendo alrededor del mismo.

El generador será nuestra fuente de calor y el edificio más importante alrededor del que tendremos que distribuir las casas y edificios más importantes de nuestra ciudad.  De hecho, será especialmente importante distribuir bien tanto las casas para que nuestra población un hogar así como los edificios de servicios como la enfermería, la guardería o el puesto de cocina ya que mantenerlos cerca de un punto de calor para calentarlos será esencial en cada uno de ellos.

Esto llega al extremo de que, si un edificio no tiene una de calor cercana, cuando bajen las temperaturas su producción fuente podría mermarse y, en algunos casos como en el de la enfermería, estaríamos ante un edificio completamente inútil en el que los ciudadanos de nuestra ciudad no podrán trabajar.

El desarrollo de diferentes habilidades para conseguir adaptarnos a un entorno tan hostil


A medida que pasan los días en el juego, el clima se irá haciendo cada vez más duro, rebasando incluso los 70 grados bajo cero y haciendo que la vida sea prácticamente imposible para todos los habitantes de nuestra ciudad que, con estas temperaturas, caerán enfermos con facilidad y podrá llegar a morir mermando nuestra población y, con ello, también la mano de obra esencial para obtener todos los recursos que necesitamos para sobrevivir.

Desarrollar nuevas tecnologías para mejorar la extracción de recursos, la calidad de vida y, sobre todo, la potencia del generador será una tarea fundamental para sobrevivir a las jornadas más frías de ‘FrostPunk‘. Para combatir estas temperaturas extremas, debemos de ir investigando nuevas tecnologías que nos permitirán mejorar el generador, «subirlo de nivel» para que pueda aumentar su potencia para darnos más temperatura o expandir su alcance para poder cubrir más superficie y, por lo tanto, mantener cálidos más edificios.

Además de esta investigación, que será fundamental para que sobreviva nuestra ciudad, desde el árbol tecnológico que nos propone el juego también tendremos que investigar nuevos edificios para extraer de forma efectiva los materiales, mejorar la calidad de las viviendas o de los servicios a los ciudadanos (con las enfermerías, por ejemplo) o aumentar nuestras posibilidades de encontrar nueva población o recursos a través de la exploración.

Formas diferentes de gobernar

En el Frostpunk, tenemos que ser capaces de hacer lo que sea para sobrevivir tendremos que ser capaz de tomar cualquier decisión, por desagradable que sea, para intentar buscar el bien de la comunidad, para que el asentamiento, nuestra nueva ciudad, pueda sobrevivir y ser la nueva capital de la humanidad.

Esto nos llevará, en ocasiones, a convertirnos en auténticos dictadores reprimiendo a nuestro pueblo, explotándolo con largas jornadas laborales, dando palizas a los manifestantes ya los que no están de acuerdo con nuestras políticas para intentar mantener a la población unida, evitar revueltas y que todo el mundo siga trabajando para poder tener comida, carbón y, sobre todo, calor.

Al principio del juego contaremos con dos parámetros que medirán la satisfacción de los habitantes de nuestra ciudad que serán Descontento y Esperanza. Si atendemos las necesidades de nuestra población, como construir más casas, hospitales, etc. la esperanza subirá mientras que, si mueren habitantes, hace demasiado frío o cae mucha gente enferma será el descontento el que incrementará.

Desde el final del primer turno deberemos de empezar a crear nuevas leyes (una por día en el tiempo de juego) que nos permitirán, al principio, buscar nuevas maneras de combatir el hambre, las enfermedades o el aburrimiento pudiendo aumentar las jornadas laborales, legislar las luchas entre la población para ofrecer un entretenimiento, una válvula de escape, o decidir qué hacer con los tullidos.

Más adelante, el Imperio de la Ley evolucionará para dar a la ciudadanía un propósito, permitiéndonos elegir en este momento entre dos arcos muy diferentes, el de la fe, controlando a la población a través de una nueva religión, o el de la devoción a nosotros mismos, convirtiéndonos en un dictador que instaurará vigilancias vecinales, puestos de guardia, cárceles… hasta crear un Nuevo Orden cambiando el parámetro de esperanza al de Obediencia. Puedes buscar el consenso o reprimir al pueblo a través de una tiranía opresora.

No estamos solos

Además de controlar todo lo que sucede dentro de nuestra urbe, de legislar, ampliar nuestra ciudad y obtener nuevos recursos también será tremendamente importante que controlemos lo que sucede fuera de nuestros muros de hielo.

Para ello podremos investigar una serie de exploradores que nos permitirán explorar los alrededores de nuestra ciudad para encontrar recursos, otros supervivientes, nuevas tecnologías e incluso asentamientos abandonados que podremos aprovechar para nuestro beneficio, utilizando sus minas a través de unos recolectores que viajarán de forma continua de punto a punto creciente nuestra capacidad para generar recursos para la ciudad.

Sin duda, este es uno de los aspectos más importantes del juego. Explorar los exteriores de la ciudad en busca de recursos y de otros supervivientes será otra de las tareas clave. Explorar todo el mapa, decidir si llevar o no nueva población a nuestro asentamiento (sí, más mano de obra, pero también más gasto en forma de casas y comida) y reutilizar los asentamientos abandonados en nuestro beneficio será otra pieza clave si queremos garantizar el éxito en nuestras partidas.

Fácil de aprender, difícil de controlar

Las mecánicas del juego son a priori, bastante sencillas, aunque a su vez difíciles de dominar sobre todo en nuestras primeras partidas donde el fracaso será una antes constante de que logremos adaptarnos a la fórmula jugable, de que aprendamos sus mecánicas de forma más profunda para garantizar la supervivencia de nuestra ciudad.

Durante la partida será muy importante saber jugar bien con el generador, investigando a tiempo sus mejoras para tener esa potencia extra que necesitaremos para mantener el calor de nuestra ciudad a medida que avance la partida.

Las mecánicas del juego son sencillas pero estar pendiente de cada factor que influye en nuestra ciudad y sus habitantes será difícil. Además, será importante saber cómo jugar con sus diferentes niveles de potencia, activándolos o desactivándolos dependiendo de la temperatura que haya y controlando su alcance para gestionar bien el consumo del carbón que le mantiene funcionando y que, sobre todo en los primeros compases de la partida , será difícil de conseguir.

Pero no sólo tendremos que estar atentos al  generador, sino que también tendremos que controlar los trabajadores que hay en cada edificio, así como estar pendientes de las necesidades de nuestra población, de legislar y de tener todo en orden para poder sobrevivir.

Como os digo, fallar, cometer errores durante las primeras partidas será una constante y deberemos de aprender de cada uno de nuestros fallos, de cada una de nuestras derrotas, para sobrevivir durante más tiempo en la siguiente partida mientras estamos al tanto de mil y un factores. Parece un juego lento pero para nada, te mantiene enganchado constantemente, tiene un ritmo perfecto para tenerte activo con diferentes tareas y decisiones que tomar.

Conclusiones sobre el Frostpunk

FrostPunk es una distopía con una propuesta propuesta jugable que nos enganchará por su narrativa, por su carga moral y por su crudeza. 11 bit studios vuelve a traernos un título que, además de ofrecernos una interesante propuesta jugable desafía a nuestra mente y toca nuestro corazón cargándolo de decisiones morales que en ocasiones nos revolverán las tripas y nos dejarán un sabor amargo, muy amargo, en nuestras bocas.

Más allá de las mecánicas jugables, sencillas de controlar, pero difíciles de dominar que hacen que el título tenga unos picos de dificultad que encantará a los amantes de la estrategia, lo que atrapa de FrostPunk es, como ocurriera en This War of Mine, su amarga visión del universo, el ser todo lo contrario a un cuento. Aquí no hay finales felices, héroes ni heroínas ni nadie come perdices. Deberemos hacer lo posible por ampliar nuestro tiempo de supervivencia, y poco más…el tiempo es nuestro enemigo, y no se detendrá hasta aplastarnos.

Si os habéis quedado con ganas de saber más sobre este videojuego, os dejamos el enlace al podcast donde lo analizamos más a fondo a este maravilloso juego:

También te puede interesar

Dejar un comentario