Análisis de Root versión digital: ¿Captará la gran profundidad del juego de mesa?

Por admin
0 Comentario

Una de las cosas más sabidas sobre los wargames es el hecho de que el pasatiempo tiene un término para los viejos fanáticos incondicionales, grognard. Pero ninguno para los nuevos jugadores que entran al mundillo. Estos jugadores, son carne de cañón de eurogames, como el propio Root.

Los wargames, por una variedad de razones, no ha podido crecer junto con la marea de la nueva era dorada de los juegos de mesa. Mientras que el resto de la industria se ha visto impulsada por la incorporación de la cultura geek y aficionada, los wargames han languidecido. Un estado desastroso en las ruinas de un imperio que alguna vez fue glorioso. Lo que los wargames necesitan desesperadamente es un embajador para los juegos de mesa propiamente dichos, algo que pueda actuar como un caballo de Troya para el tímido pero curioso jugador de guerra potencial. Root bien podría ser ese juego.

Originalmente lanzado en forma de mesa en 2018 con elogios tanto populares como de la crítica, Root es un juego de guerra y estrategia en el bosque en el que cuatro facciones asimétricas luchan por el control del bosque. Con su tiempo de juego enérgico, su diseño sencillo y su magnífico arte de cuento de hadas, Root se ha ganado los inmensos elogios que se le han acumulado desde su lanzamiento.

Aunque el juego ha estado circulando por Tabletop Simulator durante un tiempo, Root ahora ha recibido un puesto en Steam de la mano de Dire Wolf Digital. Con un precio de venta al por menor de 13€, esta versión os permitirá que, uno de los mejores juegos de estrategia, sea accesible para un público más amplio.

Antes de proseguir con el episodio, os voy a dejar con el programa de podcast que realicé con mi hermano en Todoestrategia, en el cual analizamos el juego al completo. Eso sí, lo hicimos sobre el juego de tablero del Root, y no sobre el videojuego:

 ROOT: LA NECESIDAD CARECE DE LEY

Sin embargo, no importa qué tan buena sea la versión de sobremesa, todo puede desmoronarse si el puerto está mal implementado (sí, te estoy mirando, Catan Universe). Afortunadamente, Dire Wolf Digital ha hecho un trabajo admirable al convertir Root a PC, manteniendo la experiencia ligera en errores y reglas implementadas incorrectamente. La inclusión de un jugador decente y un modo de desafío con algunos escenarios interesantes también es una ventaja.

Sin embargo, donde el juego se queda corto es en su transición a modelos 3D. Si bien el intento es admirable por lo que probablemente se completó con un presupuesto reducido y un equipo pequeño, la edición digital de Root no logra capturar el idílico estilo de libro de cuentos que definió el original. Y lo convirtió no solo en un juego atractivo, sino en un objeto de arte agradable para poner sobre la mesa.

Debido a esto, es preferible jugar con la cámara hacia atrás en su máxima extensión, ocultando los modelos torpes de la vista y reemplazando las unidades y fichas con pequeños íconos. Esto no solo le permite ver la extensión completa del mapa, sino que también se ve más agradable que la vista de cerca.

Las repetitivas batallas

La única otra gran molestia son las animaciones de batalla del juego, que parecen estar bien al principio, pero rápidamente se vuelven tediosas y repetitivas. Estas animaciones se reproducen cada vez que estás involucrado en una batalla: la pantalla se corta a una animación que muestra y calcula la tirada de dados. Lo que representa el juego mostrando pequeños pájaros en 3D, gatos y conejos luchando por el control de los claros.

Si bien las animaciones se ven lo suficientemente bien, después de ver la misma animación en cada batalla, comenzará a poner a prueba la paciencia del jugador. Afortunadamente, hay una configuración de “batallas rápidas” que se salta esto y acelera el proceso considerablemente.

NO ES UN WARGAME PARA NOVATOS

Visualmente, Root no se parece a tu juego de guerra tradicional. En lugar de fichas con simbología de la OTAN, hay gatos tortuosos, pájaros enojados y ratones de peluche. Pero no se deje engañar, esto no es “un juego para bebés”. La fachada cursi oculta un juego de guerra asimétrico profundo y caótico que combina la guerra convencional y la de contrainsurgencia.

En particular, el juego ha recibido elogios de algunos diseñadores de juegos de guerra muy respetados como Harold Buchanan y Volko Ruhnke (famosos en Labyrinth y A Distant Plain). De hecho, algunos han ido tan lejos para compararlo con la popular, pero dolorosamente densa, serie COIN (COunter INsurgency) de los juegos GMT. Aunque con una apariencia más familiar. La comparación es en su mayoría una hipérbole afable, pero solo porque la dinámica relativamente simplista de estilo COIN juega solo una pequeña parte en la jugabilidad general de Root.

La tesis de diseño central de Root es simple: una adopción total de una jugabilidad asimétrica finamente ajustada y equilibrada por expertos. Cada una de las cuatro facciones de Root (los Gatos conquistadores bajo el liderazgo de la marquesa, los rebeldes Pájaros de la dinastía de Eyrie, las criaturas oprimidas por la Alianza del bosque y un mapache comodín errante conocido solo como el vagabundo) juegan de una manera radicalmente diferente. manera.

Al desplegar un ejército grande y altamente móvil, los Gatos comienzan como la fuerza convencional dominante en el tablero. Su enorme potencial industrial y militar se extendía como una navaja a través de un amplio dominio. Frente a ellos, los pájaros rebeldes y reñidos de la dinastía Eyrie se preparan para un bombardeo por el bosque. Su mecánica de “decreto” les permite realizar una serie compleja de acciones en cada turno, pero si el jugador no puede lograr todas las partes del decreto, su gobierno colapsará en la confusión.

Mientras estas dos facciones se enfrentan en duelo para ajustar viejas cuentas, la Alianza del bosque propaga la lucha étnica, fomentando la lealtad entre las otras criaturas que se enfurecen bajo el yugo de la Marquesa. Si bien la Alianza comienza sin presencia alguna en el tablero, puede esperar el momento oportuno para generar simpatía en los claros del bosque, antes de estallar en una revuelta abierta y establecer una fuerza guerrillera para luchar contra las fuerzas más convencionales.

Mientras tanto, el Vagabundo ejerce su oficio, comprando bienes con todas las facciones y deslizándose entre las líneas de batalla del bosque. Un comerciante nómada, puede usar el caos para aprovechar la influencia, hacer alianzas y obstaculizar a los oponentes que se vuelven demasiado fuertes. A diferencia de las otras facciones, que se mueven de un claro en otro, el vagabundo puede deslizarse por los bosques que se encuentran entre el terreno.

ROOT: EL ARTE DE LA ASIMETRÍA DE PODER

Con cada facción jugando de una manera fundamentalmente diferente, Root se siente como si se estuvieran jugando tres partidas de ajedrez una encima de la otra. La primera capa de conflicto es la guerra convencional entre la Marquesa y el Nido de Águilas. En esto, la Marquesa será inevitablemente rechazada por el potencial explosivo de la Dinastía y se verá obligada a proteger su base industrial, mientras que la Eyrie intenta derrocar a sus rivales sin llevar su suerte al límite y forzar un colapso.

Debajo de este combate de lucha libre entre las principales potencias se encuentra la creciente insurgencia de Woodland Alliance. Durante la mayor parte del juego, la amenaza de la capacidad de rebelión de la Alianza se cierne amenazadoramente sobre el bosque. Esto le permite eliminar todas las piezas de un claro donde tiene apoyo y colocar sus propias tropas, evitando que las facciones convencionales caigan en una acumulación de fronteras al estilo de Riesgo, en la que ambos lados amasan todas sus fuerzas directamente en el primera línea estrecha.

Una vez que la Alianza llega al tablero, eliminarlo es una perspectiva difícil y pírrica. Su capacidad de facción para revertir la resolución normal de los dados del juego convierte la ventaja del atacante incorporada en su cabeza.

Mientras todo esto sucede, el vagabundo juega un juego completamente diferente. Busca elementos y se mueve por el mapa. Pero su mecánica interactúa con las otras facciones, de modo que juega como una especie de intermediario, operando entre las líneas tradicionales del bosque, trabajando hacia sus propios objetivos de una manera que las otras facciones no pueden: ocasionalmente intercambiando, ocasionalmente acosando.

Cuando estas capas se cruzan y las facciones comienzan a interactuar entre sí, Root adquiere un ritmo frenético. Cada facción se apresura a tratar de tomar el control de la situación que se desmorona, haciendo apuestas basadas en qué tan difícil es impulsar sus ventajas e inconvenientes únicos, y qué tan rápido.

Al final del juego, cada jugador intentará desesperadamente aferrarse a su propio pequeño feudo del bosque. Mientras acumula tantos puntos como sea posible, lo más rápido posible. El caos crea una experiencia multijugador fascinante, que podría acabar con la amistad.

CONCLUSIÓN SOBRE EL ROOT VERSIÓN DIGITAL

A pesar de que la versión digital no logra capturar la estética llamativa del original, Root es tan divertido en Steam como en la mesa. Si eres un grog canoso, no pases por alto este solo por la fachada de libro de cuentos. De hecho, apóyate en él. La mayor fortaleza de Root es que no parece que necesites un título de posgrado en la guerra de finales del siglo XIX para disfrutarlo. Entonces, prueba este juego y engaña a tus amigos para que jueguen a este divertido, corto y liviano wargame.

También te puede interesar

Dejar un comentario

Únete a la comunidad de TodoestrategiaRecibirás regalos y contenido exclusivo por apuntarte a nuestro listado

No pierda la oportunidad de ingresar en una de las mejores comunidades del hobby.