Todos los Aplastadores de Almas de Total War Warhammer 3

Por admin

Hoy, se nos ha mostrado un vídeo maravilloso presentándonos a los diferentes aplastadores de almas con los cuales podremos jugar en Total War Warhammer 3.Como bien sabéis los amantes del lore de Warhammer Fantasy, estos metálicos demonios pueden ser dedicados a cualquiera de los cuatro dioses. No son exclusivos como otros de sus primos demoníacos, sino que en función del demonio que realiza el pacto, esa será su afiliación.

Pero sin más preámbulos, vamos a saber más sobre el Aplastador de Almas. Os vamos a dejar algo de trasfondo sobre ellos para que cojáis algo de contexto.

¿Quiénes son estas apisonadoras infernales?

Un orondo aplastador de almas de Nurgle

Según la leyenda, todos los Aplastadores de Almas se crean en el reino del limbo conocido como la Forja de Almas, situado en el Reino del Caos en la disformidad. Aunque un demonio nunca puede ser realmente destruido, su esencia puede languidecer durante incontables siglos terranos antes de reformarse. Esta inexistencia es intolerable para los demonios, y se esfuerzan por evitarla.

Sin embargo, de vez en cuando, la Forja de Almas ofrece a un demonio desesperado una especie de bendición, prometiendo fabricar para él un cuerpo capaz de gran destrucción.

A los demonios que pueden pagar este precio se les ofrece un nuevo cuerpo corpóreo, un Triturador de Almas construido con los restos de las máquinas de guerra poseídas y destruidas, y de los que fueron grandes Motores demonio perdidos por el fuego de la guerra.

Esta bendición tiene un coste, por supuesto; el precio que pide la Forja puede variar desde un mero puñado de mortales muertos hasta incontables miles de almas; el pago requerido nunca es el mismo para dos demonios diferentes.

Si se acuerda el trato, el demonio entrega su Verdadero Nombre a la Forja, y pronuncia los tres Juramentos del Pacto de Hierro. Una vez sellado el pacto oscuro, la esencia del demonio se fusiona con un cuerpo de metal de la Guerra. Y renace como un Aplastadores de Almas.

En la disformidad se susurra que si el Aplastadores de Almas puede cosechar la cantidad acordada de almas mortales, el Demonio que lleva dentro será liberado de su prisión mecánica para volver a la existencia que una vez conoció. Sin embargo, no es una deuda que se salde fácilmente.

Si el Aplastadores de Almas es destruido antes de que pueda obtener el precio total del alma, se le ofrecerá otra reencarnación como Aplastadores de Almas, pero a un precio mucho más alto que el anterior. Así comienza un ciclo ineludible de deuda de almas que condena al demonio tan eternamente como a cualquiera de las almas mortales que cosecha.

Vídeo del Soul Grinder de Total War Warhammer 3

Y para acabar, aquí os dejamos el vídeo donde podremos contemplar los diferentes modelos de Aplastador de almas con los que podremos jugar. Yo estoy con unas ganas, realmente, locas de probar todas las facciones caóticas, y meterme a unos cuantos Soul grinders para aplastar a los débiles elfos de Ulthuan.

También te puede interesar

Dejar un comentario