Los mejores juegos de cartas fáciles de aprender

Por admin

Puede que a algunos les molesten los juegos de cartas fáciles, pero no todo el mundo busca la complejidad cuando se trata de juegos de mesa. Quizás los juegos de cartas para beber y otros juegos de cartas para adultos dejan a los miembros más jóvenes de la familia fuera de la diversión. Tal vez no quieras la molestia de estar al día con las nuevas series de los juegos de cartas coleccionables. Sea cual sea la motivación, casi siempre hay una buena razón para elegir juegos de cartas sencillos.

Por suerte, para los amantes de la sencillez, hay un montón de opciones, y muy buenas. He elaborado una guía con los mejores juegos de cartas fáciles, para que puedas empezar a jugar incluso más rápido que antes. En esta lista hay un montón de juegos de cartas clásicos (que por algo son clásicos), pero también encontrarás algunos títulos más modernos para probar en una noche de juegos. Y muchos de estos juegos de cartas no sólo son fáciles: también son juegos de cartas gratis.

Así que, apresurémonos con la guía. Después de todo, cuanto antes encuentres el juego de cartas fácil de tus sueños, antes podrás empezar la noche de juegos.

Estos son los mejores juegos de cartas fáciles

  • Snap
  • Uno
  • Cards Against Humanity
  • Blackjack
  • Dominion
  • Solitario

Snap

Empecemos con algo realmente básico. Snap es uno de los juegos más fáciles de jugar con una baraja estándar de 52 cartas: basta con barajar las cartas y repartirlas entre los jugadores. Se coloca una carta en el centro de la mesa y los jugadores se turnan para añadir una carta al montón.

Si el número de la carta superior coincide alguna vez con el de la carta inferior, es el momento de gritar «¡snap!». Si eres el primero en gritar «snap» en el momento adecuado, ganas todo el montón de cartas; el juego termina cuando una persona tiene todas las cartas en su montón.

Y ya está. La tensión de ver cómo se juegan las cartas tan de cerca es la parte más divertida de Snap, pero es comprensible que pueda llevar un tiempo recorrer todo el mazo. Si buscas algo más rápido (y más colorido) que el Snap tradicional, también puedes probar el Dobble (o Spot It en Estados Unidos).

Se trata de un juego de cartas adyacente al Snap que consiste en emparejar imágenes al azar en las cartas en lugar de números. Hay algunas versiones diferentes para mantener el juego interesante, pero sigue siendo otro juego muy sencillo de preparar y jugar.

Uno

Ah, Uno: el juego de cartas que es tan sencillo que ha condensado su propio nombre en tres letras. Este es otro juego que se basa en emparejar cartas, pero Uno tiene algunas reglas adicionales para hacerlo un poco más interesante.

En Uno, el objetivo del juego es vaciar la mano lo más rápido posible. Los jugadores se turnan para jugar una carta que coincida con el color o el número de la carta superior del montón de descartes. Pero debes gritar «Uno» en cuanto te quedes con una carta. Si no lo haces, recibirás inmediatamente cuatro cartas nuevas.

Por supuesto, las cosas se ponen más difíciles una vez que has dicho a la mesa que casi has ganado una ronda: de repente puedes descubrir que la gente está usando todas sus cartas «especiales» contra ti. Éstas pueden hacer que te saltes turnos, que robes nuevas cartas o incluso que cambies todo el orden de los turnos.

Si nunca has jugado a Uno, o simplemente hace tiempo que no juegas, tenemos una guía más completa sobre cómo jugar a Uno. No es un juego complejo, así que la guía no te va a llevar todo el día para leer, pero te asegurará que estás al tanto de las pocas reglas que Uno tiene.

Cards Against Humanity

Ya en 2011, Cards Against Humanity causó sensación en el mundo de los juegos de mesa de Kickstarter. Con el nombre de la frase «crímenes contra la humanidad«, no es de extrañar que este juego de fiesta sea todo humor negro y sea políticamente incorrecto. El objetivo es ganar tarjetas negras con preguntas jugando con tarjetas blancas con respuestas, respuestas muy, muy oscuras. Si tu respuesta es votada como la más divertida por el zar de las cartas de esa ronda, ganas la tarjeta.

Si buscas juegos de cartas fáciles para niños, Cards Against Humanity no es lo que buscas. Sin embargo, hay varias versiones del juego para niños. Échale un ojo a juegos como Cartas contra la Humanidad: Family Edition o Kids Against Maturity.

Blackjack

El Blackjack, uno de los favoritos de muchas mesas de casino, es adictivo por su sencillez. Muchos jugadores experimentados te dirán que hay mucha estrategia y matemáticas complejas para ganar el Blackjack de forma consistente, pero sus reglas son bastante fáciles.

Un «repartidor» entregará dos cartas a cada jugador (incluidos ellos mismos). El repartidor tiene una carta boca arriba, pero todos los demás tienen las dos cartas boca arriba. Los jugadores pueden elegir entre pedir una tercera carta o mantener la mano que tienen igual: el objetivo es que el valor de la mano se acerque lo más posible a 21 sin sobrepasar esa cifra. En cuanto tu mano supere el 21, te «pasas» y quedas fuera del juego. El que más se acerque a 21 (incluido el crupier) gana.

Las versiones de Blackjack de los casinos tienen reglas adicionales para incorporar las apuestas y evitar las trampas. También pueden tener una regla para la mano del crupier – por ejemplo, en algunas versiones de Blackjack, el crupier puede tener que robar una carta extra si su mano inicial es inferior a 16.

Dominion

El juego de construcción de mazos de temática medieval Dominion parece ciertamente un juego complicado. Tiene el mayor número de reglas y tipos de cartas de todos los juegos de esta lista, pero no te dejes engañar: Dominion es engañosamente sencillo en su concepto.

Empiezas con una mano de cartas pequeñas, no especialmente poderosas, y hay una amplia gama de cartas más robustas que puedes comprar. Juega y compra cartas por turnos para adquirir puntos de victoria y conseguir nuevas habilidades que hagan tu mazo aún más fuerte.

Cada carta tiene su habilidad escrita claramente, y ninguna de ellas hace nada demasiado extravagante de forma aislada. Pero la belleza de Dominion es el poderoso potencial de combos que puedes crear. Si quieres un juego que sea rápido de aprender pero que lleve tiempo dominar de verdad, Dominion es el camino a seguir.

Solitario

El Solitario es, sin duda, uno de los juegos de cartas más famosos del planeta, y no sólo porque se pudiera jugar en todos los PC de Microsoft en los años 90. Ahora puedes encontrar un millón de versiones digitales, o puedes montar tu propia partida con una baraja real de 52 cartas.

Baraja tu baraja y reparte las cartas en siete filas. La fila uno tiene una carta, mientras que la fila siete tiene, lo has adivinado, siete. La carta superior debe colocarse boca arriba, y las demás boca abajo. Coloca el resto de las cartas a un lado en una baraja boca abajo, ¡y listo! Estás listo para jugar una partida estándar de Solitario.

El objetivo es organizar las cartas por palos; para ello, elimínalas de las siete filas y colócalas en montones, en orden cronológico. Sólo puedes eliminar una carta de un montón si está boca arriba, pero también puedes robar tres cartas del mazo restante y elegir de ahí si no te quedan cartas boca arriba para jugar. Ganas cuando todas las cartas están ordenadas en su montón designado.

En algunas partes del mundo, el Solitario también se llama Paciencia, y necesitarás mucha. Es una experiencia lenta, de un solo jugador, y es fácil quedarse atascado si las cartas no están de tu lado. Por supuesto, si te has cansado del Solitario estándar, hay un montón de versiones alternativas para mantenerte ocupado.

También te puede interesar

Dejar un comentario